sábado, 29 de septiembre de 2007

Les contamos una leyenda.

Hace unos días les contamos que en nuestra primera jornada, los chicos de nuestra querida escuela representaron "La Leyenda del Palmar"; hoy, ellos la narran para compartirla con Ustedes y así nos podamos conocer un poco más.
" La Leyenda del Palmar"

Cuenta la leyenda, que había una vez, dos tribus que eran enemigas, una llamada Sauce y la otra Benteveo. En la primera vivía una indiecita llamada Mburucuyá y en la segunda, un indiecito llamado Cardenal.
Estos pueblos estaban en continuas luchas por el alimento que les daba la naturaleza a orillas del "Río de los Pájaros", como por ejemplo: animales, frutos del monte y peces del río.
A los dos indiecitos les gustaba pasear por el monte, hasta que un día se encontraron y desde ahí, comenzaron a encontrarse todos los días a escondidas de sus tribus, que seguro estarían en desacuerdo con su amor.
Siempre que estaban en peligro de ser descubiertos, aparecía un zorro o un carpincho que les avisaba con sus gritos, entonces, ellos se escondían.
Un día, sentados bajo un viejo y sabio árbol, escucharon sus consejos: "Váyanse, váyanse muy lejos, donde nadie los encuentre y formen su propia tribu".
Los jóvenes siguieron su consejo. Volvieron cada uno a su tribu y cuando todos dormían, aprovecharon a escaparse y con ellos llevaron una bolsa llena de frutos anaranjados y dulces, que llamaban "yatay" para comer en el camino.
Pero, el monte no pudo ocultarlos por mucho tiempo, y cuando los caciques de ambas tribus notaron su ausencia, empezaron a seguirlos y los encontraron.
Uno de los integrantes de la tribu Sauce, llamado Ceibo, lanzó contra ellos su lanza, que rompió la bolsa de "yatay". Estos frutos fueron cayendo, hasta no quedar ninguno. Los indiecitos siguieron corriendo, pero los guerreros se cansaron y regresaron a sus tribus.
Después de muchos, muchos años, volvieron muy ancianos y se encontraron con que las tribus Sauce y Benteveo, ya no eran enemigas sino que vivían felices y en armonía formando un sólo pueblo, que se alimentaba de lo que les ofrecía el monte, que era muy rico desde que se formó un bosque de "palmeras yatay" con los frutos caídos de la bolsa.
FIN
*Narración de "La Leyenda del Palmar" por alumnos de la Escuela Nº 67 "Las Malvinas".

1 comentario:

Los Buitres F.C. dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.